– ¿Qué es un anestesiólogo?

octubre 15, 2021
Avatar for NachoNacho

La actual pandemia por COVID-19 ha dado mucha mayor visibilidad a la figura del anestesiólogo como médico de cuidados críticos. Esta pandemia por coronavirus ha puesto en jaque al sistema sanitario mundial. Múltiples especialistas han tratado a los pacientes enfermos: médicos de primaria, internistas, médicos de urgencias, neumólogos, etc… Pero de los pacientes más graves que necesitaban ingreso en unidades de cuidados intensivos y ventilación mecánica el manejo estuvo a cargo de los médicos intensivistas y de los anestesiólogos.

Los anestesiólogos somos licenciados en medicina (médicos) que hemos realizado tras la carrera universitaria una especialización de 4 años en Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor. El nombre tan largo de nuestra especialidad hace referencia a los múltiples ámbitos en los que trabajamos.

La historia de la anestesia se remonta a 1844, cuando Gardner Quincy, un animador itinerante, realizó una demostración sobre los efectos de la inhalación del óxido nitroso. Casualmente entre el público estaba el dentista Horace Wells, que estaba interesado en descubrir innovaciones para su profesión. Los intentos de Wells de poner esta innovación en práctica fueron fallidos y no fue hasta 1866 cuando un discípulo de Wells fue invitado al Hospital General de Massachusetts a hacer una demostración de lo aprendido ante una gran audiencia. Esta presentación sí fue un éxito y debido a ello el descubrimiento se hizo popular y comenzó a ponerse en práctica en las salas de operaciones.

En la actualidad nuestra especialidad médica es una profesión moderna y altamente tecnologizada (trabajamos con respiradores artificiales, ecógrafos, monitores multiparamétricos de última tecnología, monitores de profundidad anestésica y calidad analgésica, máquinas de hemodiálisis, fibrobroncoscopios, videolaringoscópios, etc…)

¿Cuál es la función de los anestesiólogos?

 

Los anestesiólogos tenemos un papel central y fundamental en el quirófano. Es nuestro hábitat natural y la zona del hospital donde se centra nuestra mayor actividad profesional. Las intervenciones quirúrgicas tienen el objetivo de mejorar y curar enfermedades, pero la propia cirugía es un acto médico estresante para el organismo: genera dolor, pérdidas de sangre, pérdida de temperatura, alteraciones electrolíticas y puede empeorar la función de diferentes órganos si existen complicaciones (arritmias, insuficiencia renal, acidosis metabólica, etc..).

Nuestra función en el quirófano es por un lado proporcionar hipnosis para que el paciente se desconecte parcial o totalmente del entorno quirúrgico y por otro lado conseguir una homeostasis de la funciones fisiológicas del organismo. ¿Cómo lo hacemos?

  • Proporcionamos analgesia vía endovenosa, vía epidural o espinal tanto para el intra como para el postoperatorio inmediato.
  • Calentamos al paciente para evitar o disminuir las pérdidas de calor corporal (mantas térmicas, fluidos calientes).
  • Transfundimos sangre en caso necesario y fluidos para mantener la normovolemia del paciente.
  • Solventamos posibles complicaciones que puedan ocurrir durante la cirugía (arritmias, acidosis, broncoespasmo, hipoxemia)

En definitiva los anestesiólogos realizamos muchas más funciones que dormir y despertar a los pacientes.

Antes de la cirugía

Los anestesiólogos realizamos la valoración pre-anestésica. Este es un ámbito que también es tarea nuestra. La valoración individualizada de cada paciente permite corregir y optimizar situaciones de anemia, descubrir patologías no diagnosticadas y mejorar la capacidad física de los pacientes con dietas hiperproteicas, ejercicio físico o fisioterapia. El paciente afrontará la cirugía de mejor modo si toda su funcionalidad está en óptimas condiciones. El preoperatorio de los pacientes se encarga de ello.

Y después del quirófano ¿qué?

También nos encargamos de las áreas de recuperación posquirúrgica y de las UNIDADES DEREANIMACIÓN donde permanecen los pacientes quirúrgicos ingresados y monitorizados durante más de 24 horas por la complejidad de la cirugía, por las patologías de base que presentaban los pacientes o bien por la aparición de complicaciones quirúrgicas que ponen en situación de gravedad al paciente.

Estas UNIDADES DE REANIMACIÓN son las que han estado colapsadas por pacientes de coronavirus durante las consecutivas olas de la actual pandemia.

Hasta ahora hemos hablado de nuestra actividad relacionada exclusivamente con la cirugía (antes, durante y después), pero los anestesiólogos también trabajamos en otros ámbitos de la salud:

  1. Zona obstétrica – zona de partos. La analgesia epidural ha revolucionado el confort y la seguridad del trabajo de parto. Proporcionamos analgesia a las embarazadas durante su trabajo de parto y también realizamos sedaciones para los legrados.
  2. Dolor crónico. Dominamos técnicas invasivas de bloqueos analgésicos y la farmacología analgésica. El dolor crónico realmente podría tratarse de una subespecialidad anestésica. Muchos anestesiólogos se dedican en exclusividad a ello.
  3. Sedaciones fuera de quirófano. Existen diversas exploraciones o tratamientos que precisan de la realización de sedaciones para un total confort y seguridad de los pacientes durante su realización. Por ejemplo: terapia electroconvulsiva, colonoscopias, fibrobroncoscopias, realización de biopsias, cateterismos, cardioversiones, vertebroplastias, etc…
  4. Reanimación Cardiopulmonar. Los anestesiólogos formamos parte del amplio equipo de médicos que atienden los “paros” (paradas cardiorespiratorias) de los hospitales y también de atención al paciente politraumático.

Como hemos visto en este artículo, nuestra especialidad médica es amplia y diversa. Y nuestro principal objetivo es garantizar seguridad y confort a nuestros pacientes.

Leave a comment