¿Miedo al dentista? Beneficios de la sedación consciente

agosto 25, 2020
Avatar for adminadmin

El miedo al dentista es un conjunto de sensaciones adversas relativamente comunes tanto en niños como en adultos. Se estima que entre un 15-20 % de la población puede sufrir cierto grado de ansiedad ante la visita al dentista.

En muchos casos esta ansiedad puede originarse tras una mala experiencia previa en un tratamiento dental. Un paciente ansioso y con miedo es una paciente NO COLABORADOR y que puede retrasar o incluso evitar la visita al odontólogo.

Esta actitud ocasiona a medio-largo plazo un empeoramiento de la salud bucodental del paciente. Los casos más extremos donde el paciente realiza conductas de evitación hacia el odontólogo se califican como ODONTOFOBIA .

La sedación que realiza SEDATIUM es un procedimiento controlado, tan seguro como en el que se recibe un quirófano, y una excelente opción para todos los pacientes, especialmente para aquellos ansiosos, inquietos, claustrofóbicos, con hipersensibilidad al dolor, resistencia al efecto de los anestésicos locales, miedo a las agujas y aquellos con poco tiempo disponible para acudir muchas veces al dentista.

SEDATIUM realiza un tipo de sedación endovenosa denominada “SEDACIÓN CONSCIENTE” que consiste en la combinación de ansiolíticos e hipnóticos en bajas concentraciones y de forma continua y dinámica. El paciente no pierde por completo la consciencia, y está en un estado intenso de relajación y calma, siendo capaz de obedecer al odontólogo en órdenes sencillas y está parcialmente colaborador.

Los fármacos utilizados tienen una vida media corta y por eso son ideales para este tipo de sedación ambulatoria, permitiendo al paciente regresar a su domicilio tras la finalización de la sedación. El paciente debe trasladarse a su domicilio acompañado de algún familiar, amigo o pareja ya que la sedación deja una cierta “resaca” residual.

El médico encargado de administrar al paciente la “sedación consciente” será siempre un ANESTESIÓLOGO con amplia experiencia en este tipo de sedaciones. El anestesiólogo está presente durante toda la sedación controlando las constantes del paciente y dosificando la medicación en función de la necesidad del tratamiento odontológico.

Además de los fármacos sedantes, durante la sedación también se administran otros medicamentos: antibióticos, corticoides, analgésicos y antiinflamatorios que proporcionan una analgesia multimodal y aseguran un postoperatorio con menos inflamación y menos dolor.


¿Por qué elegir esta opción?

Porque la sedación garantiza una desconexión del paciente con el entorno de la consulta odontológica, proporcionando tranquilidad, relajación y colaboración del paciente. Además los fármacos ansiolíticos suelen tener un efecto amnésico residual que facilita que el paciente no recuerde a posteriori lo ocurrido durante su tratamiento. Es un tratamiento ideal y totalmente seguro para los pacientes con ODONTOFOBIA .

¿Cómo se aplica?

La “sedación consciente” administrada por SEDATIUM es siempre ENDOVENOSA . El efecto es mucho más rápido y la modulación del nivel de ansiolisis es dinámica, pudiendo incrementar o disminuir la intensidad de la sedación de forma rápida y controlada. El nivel de relajación y desconexión es mucho mayor que con las sedaciones inhalatorias.

Preparación

Antes de realizar una sedación el equipo de SEDATIUM realiza una valoración del riesgo anestésico del paciente a través de un cuestionario médico donde se recogen las enfermedades, las alergias, los hábitos tóxicos, el peso y los tratamientos farmacológicos que el paciente toma de forma crónica. De esa valoración se establece una clasificación del riesgo según la escala ASA (American Society of Anesthesiology). El equipo de SEDATIUM también puede valorar la necesidad de solicitar alguna exploración complementaria (ECG, analítica) que ayude a una mejor valoración del riesgo de cada paciente. En definitiva se realiza una valoración individualizada de cada paciente.

También se debe firmar por ambas partes (paciente y anestesiólogo) de un consentimiento informado antes de la realización de la sedación endovenosa.

Postoperatorio

La “sedación consciente” garantiza que el paciente pueda trasladarse a casa consciente y orientado tras la realización del tratamiento dental. El paciente puede ingerir líquidos y alimentos 1 hora después de finalizada la sedación. El día de la sedación no debe de conducir ni realizar ningún tipo de actividad física intensa y no debe marcharse sólo de la consulta.

La inflamación y el dolor derivado de la cirugía son de menor intensidad gracias a la administración de analgésicos, corticoides y antiinflamatorios. La recuperación de la actividad laboral normal puede realizarse en 1-2 días.

Leave a comment